NOTA EDITORIAL

Violencia. Y por casa cómo andamos?

03-12-2013 Comentar

Basta recorrer los titulares de algunas publicaciones, las pantallas de varios noticieros, o la conversación familiar de cada fin de semana, que es correlato de las primeras, para asumir que la violencia, de cualquier tipo, es uno de los temas más tratados, más criticados y que más preocupado tiene a una buena parte de la población


En la mayoría de ellas, el arma de fuego, es un elemento recurrente. Podrá ser discutido pero este cronista piensa que la sola posesión de un arma de fuego implica violencia porque amedranta, intimida y simbólicamente implica poder sobre el que no la tiene.

Este comentario inicial se corresponde con una experiencia vivida  en el día de ayer en el cual quien escribe, debió realizar una larga cola en un local de pagos de la ciudad de Posadas, que a  su vez es un ciber y donde un cantidad de niños, adolescentes y algunos adultos enfrentaban a otras tantas computadores.

Como efecto de la espera, la mente inexorablemente recorre el lugar, observa, lee todos los avisos pegados y publicidades instaladas y el tipo de actividad que desarrollaban los internautas.

Por la fuerza del volumen del sonido la primera atención fue a parar a las pantallas de los más pequeños. Ellos, con la mayor naturalidad ¨jugaban¨ a matar con las más sofisticadas armas que se les pueda ocurrir. 

Es entonces que mientras avanzaba en su puesto de la cola, los cuestionamientos no tardaron en afluir. Es bueno para el niño y para la sociedad este tipo de prácticas?  Sabrán los padres lo que estuvo sucediendo en el local? Podría el estado, nacional, provincial o municipal intervenir en este tipo de ¨entrenamiento¨? Los profesionales de la salud mental podrían expedirse sobre las posibles consecuencias de estas actividades, alertar y poner en agenda pública las implicancias de todo esto?  Podrán las instituciones públicas como la escuela, la universidad, las iglesias y las organizaciones de la sociedad civil pensar y discutir esto en sus respectivos ámbitos y que a su vez se replique en cada familia?

Son preguntas para que cada uno busque sus respuestas y a su vez analice cuál es su papel en este tema. No podemos hacernos los distraídos y simular que ¨no pasa¨ o peor aún ¨que es irrelevante¨

Pero la experiencia no finaliza allí, pues al llegar casi al final de su larga espera ve con desosiego a un padre y su hijo de aproximadamente 5 años que avanzaban hacia las cabinas de pago. El padre con un manojo de boletas en su mano y el niño con una ametralladora de juguete apretando el gatillo insistentemente, y disfrutando de una diversidad de luces de colores!!!!. Y por casa, como andamos?

Foto ilustrativa

Violencia

Se el primero en comentar

Deje su comentario

Codigo